Cómo Cocer al Vapor

Paso 1

Lleve el líquido a un hervor agitado.

Se puede usar una gran variedad de líquidos para cocinar al vapor. Entre las opciones figuran la cerveza, vino, jugos y otros líquidos, bien sea juntos o combinados. El agua es con mucho el líquido que más corrientemente se emplea para cocinar al vapor, gracias a su bajo precio y disponibilidad. En todo caso, asegúrese de que el líquido alcance el pleno hervor antes de incorporar cualquier alimento.

Paso 2

Coloque el ingrediente principal en una sola capa suspendida sobre el líquido.

Para obtener el mejor resultado posible, coloque los alimentos evitando que se apiñen. Por lo general se emplea algún tipo de bandeja perforada para cocinar al vapor. Cuando los alimentos se colocan debidamente en el recipiente de cocción al vapor, se cuecen de la manera más uniforme cuando se deja espacio suficiente para que circule el vapor alrededor de todas las piezas. Si las piezas se apiñan en el recipiente se impide una cocción uniforme, lo que desmejora tanto el sabor como la textura en la mayoría de los casos. Trate de evitar el apiñamiento de las piezas a toda costa.

Paso 3

Cocine las piezas al vapor hasta que alcancen su punto justo. El punto justo de cocción varía de un tipo de alimento a otro. Saboree una parte pequeña de lo que cocina periódicamente para determinar el punto de cocción (la lengua no miente).

Evite una cocción excesiva. La mayoría de los alimentos que se preparan al vapor quedan mejor cuando se llevan a un punto entre curruscante y tierno.

Paso 4

Sirva el platillo de inmediato junto con la salsa y la guarnición correctas.

Sin excepción, los alimentos cocinados al vapor siempre se deben servir con una salsa preparada por separado. Lo mejor es servirlos inmediatamente que estén hechos. Cocinar en tandas pequeñas es fundamental para conservar la frescura.