Termómetros

Termómetro de lectura instantánea
Los dos instrumentos para la temperatura que suele tener un chef en el bolsillo de su chaqueta son un marcador y un termómetro de lectura instantánea. Los chefs veteranos a menudo determinan el punto de cocción mediante el tacto o la apariencia de lo que cocinan, pero frecuentemente emplean un termómetro de lectura instantánea para verificar su apreciación. La punta metálica del termómetro se inserta en lo que se está cocinando para obtener la temperatura interna. La lectura puede ser digital o de dial.

Termómetro de confitería
Los termómetros de confitería resultan muy útiles, especialmente en la preparación de platos horneados y en la repostería, ya que el control preciso de la temperatura es fundamental para el buen resultado de las confituras. Por lo general constan de una probeta graduada con la graduación marcada en un bastidor metálico incorporado.

Termómetro de sonda
Los termómetros más modernos son los de sonda. Se pueden usar en una amplia gama de métodos de cocción. La sonda se inserta en lo que se está cocinando mientras que la lectura se mantiene a una distancia prudente del calor.

Los termómetros que se usan al freír por inmersión total en grasa no se usan muy a menudo, ya que las freidoras por inmersión tienen indicadores de temperatura incorporados.