El Uniforme de Chef

Aunque el uniforme de chef se remonta a la antigüedad, en la actualidad cumple un papel importante que va más allá de simplemente completar la apariencia del chef de antaño, y sirve para mantener la seguridad de los profesionales de la cocina mientras se manejan en el entorno potencialmente peligrosos de una cocina profesional, ajetreada y muy activa.

La Chaqueta

La chaqueta de chef, o “Veste Blanc” se diseñó siguiendo la tradición militar. El diseño de doble solapa interpone una barrera doble de tela entre el área del pecho y las quemaduras que pueden causar el vapor, las salpicaduras y los derrames, y se puede abotonar rápidamente por el lado opuesto para cubrir manchas de alimentos. Las mangas de la chaqueta se deben llevar a todo lo largo, sin arremangar, para que cubran lo más posible del brazo y lo puedan proteger contra quemaduras y salpicaduras calientes.

Los Pantalones

La tela de pata de gallo de los pantalones de los chefs tuvo su origen en el atuendo de los grandes cazadores ingleses o “English Master Huntsman,” y la tela tradicional se eligió con la idea de esconder los derrames. Al igual que la chaqueta, los pantalones de chef están diseñados para brindar protección y se deben llevar sin vueltas, ya que éstas pueden acumular líquidos calientes y restos. Idealmente deberían tener un cierre con botones a presión y se deberían llevar sin cinturón, para poder quitárselos rápidamente si se produce un derrame caliente.

El Gorro

El gorro o “Toque Blanc” se remonta a mediados del Siglo VII a.C. Por aquel entonces, los cocineros estaban obligados a usar el toque de la misma forma que la realeza de la época debía llevar puesto su tocado, el cual se convirtió en un símbolo de lealtad a la corona. El gorro mantiene recogida la cabellera del chef, impidiendo que caigan cabellos en la comida. También sirve para enjugar el sudor de ceños recalentados, los pañuelos cumplen una función similar de enjugar el sudor.